King Richard

Descripción breve:
En un mundo ocioso y aparentemente pacífico, pero abonado para la corrupción y la violencia, asistimos al ascenso y caída de un villano fascinante: Ricardo de Gloucester.

En un mundo ocioso y aparentemente pacífico, pero abonado para la corrupción y la violencia, asistimos al ascenso y caída de un villano fascinante: Ricardo de Gloucester.

Un ser cruel y sanguinario que decide arrebatar el poder a sus hermanos y emprender una ambiciosa carrera hacia el trono de Inglaterra.

En ese trepidante ascenso hacia la gloria. Ricardo no dudará en eliminar a quienes se crucen en su camino o se opongan a su permanencia en la cima del poder, sin importarle en absoluto la condición o el parentesco de sus víctimas: amigos, hermanos, esposa o tiernos sobrinos.

Tras una cruenta guerra civil entre las casas reales de York y Lancaster, Eduardo IV de York es rey indiscutible. Sin embargo, su hermano Ricardo, duque de Gloucester, conspira para arrebatarle el trono, y está dispuesto a eliminar a todo aquel que obstaculice su trayectoria, comenzando con su propio hermano Clarence, que es arrestado por traición y confinado en la torre de Londres.

Ricardo decide que necesita una esposa y pone sus ojos en Lady Ana, viuda del príncipe Eduardo, una de sus anteriores víctimas. Contra todo pronóstico logra seducirla y lo celebra haciendo matar secretamente a su hermano Clarence en la torre. La reina Margarita, viuda del Enrique VI, a quién Ricardo también había asesinado, vuelve del exilio en Francia para maldecir a Ricardo y profetizar su caída.

Al conocer la noticia de la muerte de Clarence, se agrava la enfermedad del Rey Eduardo IV y se precipita su muerte. Ricardo se convierte en Lord Protector del reino, como regente de su sobrino Eduardo V. Ricardo decide confinar en la torre a los hijos y herederos del rey Eduardo, supuestamente para mantenerlos protegidos hasta la coronación. La viuda de Eduardo IV, Isabel, desconfía de Ricardo y sus sospechas se confirman cuando su hermano Rivers es detenido y ejecutado.

La siguiente víctima de Ricardo será Lord Hastings, el Primer Ministro, que es falsamente acusado de traición y ejecutado.

El poderoso duque de Buckingham se convierte en el principal consejero de Ricardo, y juntos diseñan la estrategia para que Ricardo acceda al trono. Su conspiración se fundamentará en declarar a sus sobrinos Eduardo V y Ricardo de York como bastardos, acusando a su difunto hermano de bígamo. En agradecimiento por su ayuda, Ricardo promete a Buckingham un territorio. De este modo Ricardo alcanza su objetivo y es coronado rey de Inglaterra.

Ricardo decide matar a los príncipes cautivos en la torre y solicita la colaboración de su cómplice Buckingham, pero ante la negativa de éste, Ricardo renuncia a concederle su promesa y se busca la complicidad de Catesby. Entretanto, temiendo por su seguridad, Buckingham huye para unirse a  las tropas de Enrique Tudor, descendiente de la casa de Lancaster y conde de Richmond, que está conduciendo un ejército desde Francia contra Ricardo. Ricardo se deshace de su esposa lady Ana, y planea casarse con su sobrina, la hija de Isabel y Eduardo IV para prevenir que Richmond lo haga y con tal enlace pueda reclamar la corona. 

Richmond alcanza la costa de Inglaterra y Ricardo organiza a sus ejércitos. Ambos bandos instalan sus campamentos en el campo de Bosworth. La noche antes de la batalla, los fantasmas de sus víctimas atormentan a Ricardo en sueños. Al día siguiente, Ricardo muere en la batalla a manos de Richmond quien demandará la corona, y se casará con Elizabeth de York, poniendo fin a la guerra de las dos rosas y uniendo finalmente las dos facciones enfrentadas Lancaster y York, en la dinastía Tudor.

ADAPTACIÓN Y DIRECCIÓN: Laura Iglesia
SOBRE EL ESCENARIO: Lautaro Borghi, Toño Caamaño, Rita Cofiño, Felix Corcuera, Carlos Davila, Pablo Davila, Arancha Fernandez Ramos, Annarita Fiaschetti, Mary Juani G. Hernandez, Jorge Moreno, Alberto Rodriguez, Patricia Rodriguez,
Silvino Torre

ESCENOGRAFÍA Y ATREZZO: Josune Cañas
DISEÑO DE ILUMINACIÓN: Txus Carmelo Plagaro
TÉCNICO EN GIRA: Alberto Ortiz
FOTOGRAFÍA: Roberto Tolín
VIDEO PROMOCIONAL: “Señor Paraguas”

La brillante propuesta de Higiénico Papel, acerca y aclara definitivamente al público de hoy la compleja tragedia shakesperiana…

…Todo nos es servido en bandeja, mediante numerosos y brillantes recursos de la actual cultura de masas, de la manera más natural sin que chirrien ni una sola vez claves cinematográficas y televisivas…

… Una función cuya mayor baza es la adaptación y dirección de Laura Iglesia que ha contado con trece de los mejores actores y actrices de la escena asturiana para su King Richard…

…sin duda es la mejor función vista este año en el Jovellanos.

Boni Ortiz
LA VOZ DE ASTURIAS

Con el “Ricardo III” de Higiénico Papel hemos contemplado una tragedia de Shakespeare con todas sus esencias y un desarrollo dramático adaptado plenamente a los tiempos de ahora, por lo que estoy casi seguro de que si el genio de Stratford levantara la cabeza, enrojecería las manos aplaudiendo como las tres cuartas partes de aforo del teatro..

De Shakespeare ya está todo dicho. De Laura Iglesia puede asegurarse, por si alguien lo dudaba, que posee el don de encandilar al público con sus textos y montajes. Los trece actores forman un grupo impecable, cantando, bailando y moviéndose por el escenario. Un montaje para exportar como uno de nuestros patrimonios.

Joaquín Fuertes
EL COMERCIO


…El texto se ha mantenido fiel sin distorsionar en absoluto el valor de la obra. Lo que verdaderamente ha supuesto un profundo cambio ha sido la intencionalidad de la directora, que busca dar a conocer la historia de Inglaterra con unas maneras actuales, un vestuario de hoy, un lenguaje que introduce elementos de la calle y una música discotequera y bailes extraídos de cualquier pub nocturno.

La intriga que se prodiga en el desarrollo interpretativo nunca ha decaído.
Una obra muy larga, dos horas y cuarto, que nunca se ha hecho la La intriga que se prodiga en el desarrollo interpretativo nunca ha decaido. A esto, habría que añadir que los espectadores esperaban sorpresas en cualquier momento…

Muchos actores en un trabajo espléndido, en el que nadie ha desmerecido. Una provocación teatral con aceptación total de los espectadores, que en gran número han acudido al Teatro Jovellanos.

Fernando Alonso Vega
LA NUEVA ESPAÑA

"Love is in the air" iniciaba una fiesta que reflejaba por adelantado las virtudes de la producción. Trece actores en escena, perfectamente acompasados en sus movimientos y una traslación hasta nuestros días casi sin mácula…

Laura Iglesia, directora y creadora de esta nueva versión ha sabido extraer a la perfección los momentos claves del original, resultando muy fiel el recorrido, con respecto al texto dramático…

Tres cuartas partes de un Teatro Jovellanos, en esta ocasión con más gente joven de la habitual, fueron testigos de cómo una adaptación moderna de Shakespeare, no tiene por qué ser un sacrilegio.

IKer Cortés
EL COMERCIO

… un nutrido grupo artístico, entre los que se encuentran muchos de nuestros mejores intérpretes.

… una adaptación propia, clara y acertada, para que los recortes al texto no le roben un ápice a la trama original…
Su propuesta escénica transcurre por unos vericuetos tan abiertos que dinamitan cualquier idea preconcebida, alejada en todo lo posible del raído corsé convencional. Pues se trata de utilizar el texto como elemento acorde con los nuevos lenguajes y estéticas de actualidad: el cómic, el performance, el hip-hop…,
y los correspondientes soportes técnicos, micros y pantalla, oportunos para su ejecución. Todo con vestuario urbano variopinto y en claves interpretativas dispares que consigue sus momentos más brillantes en los apartados más trágicos…

Roberto Corte
LA RATONERA Nº 19

Higienico Papel" ha dejado en el Jovellanos muy gratos recuerdos por la originalidad de sus montajes, la magnífica interpretación y ese sabio juego de sorpresas bien dosificadas que arrancan del espectador aplausos y regocijo.

"Ricardo III" es un ceremonial de muerte y de traiciones, un constante gatuperio tan certeramente traducido a la clave de humor que el público se divierte sin pausa.

Cuca Alonso
LA NUEVA ESPAÑA

Resulta muy complicado trasladar un texto tan complejo, y todo Shakespeare lo es, al público actual, con los aditamentos que éste requiere y sin menoscabar el original de la obra. Laura Iglesia lo ha logrado plenamente…

El grupo artístico, premio Jovellanos del año 2005, nada tiene que envidiar a elencos tan prestigiosos como el Centro Dramático Nacional…

…un acierto, que merece felicitaciones tanto al conjunto de la compañía Higiénico Papel Teatro como a la dirección del Jovellanos, al ofrecernos este bello espectáculo.

Mariano López Santiago
LA NUEVA ESPAÑA

Infinitas referencias vienen a la cabeza contemplando el 'King Richard' que ha facturado con llamativa soltura la compañía gijonesa Higiénico Papel… Esos guiños de autor oscilan entre una tonalidad 'disco' de los 90 y otra lúdicamente cinematográfica en la que sobrevuela la estética desprejuiciada de Quentin Tarantino y la jerga del 'psichokiller' que pobló las pesadillas adolescentes de los cinéfilos ochenteros, subrayada por el uso de sierras mecánicas y de pistolas en lugar de espadas…

Un escaparate de referencias contemporáneas que van desfilando a paso ligero entre la anarquía que se desata sobre las tablas. Modificaciones sobre el original que simplemente se ciñen a la estética, puesto que la autora se ha despreocupado de buscar una lectura paralela en código de denuncia, algo tan habitual de ver en los escenarios que cuando no se contempla produce un sentimiento cercano a la orfandad ideológica. Así de poco amable se viste el teatro en esta irracional era…

El resto de material sólo vale para elevar la nota final. 'King Richard' encadena con habilidad escenas que son como fotogramas cinematográficos en contraste con la eficaz iluminación. Pasan rápidas, bien hiladas por una dirección que sabe qué es lo que quiere…

… Si el conjunto, por lo demás, es brillante, parte de responsabilidad es achacable a la notable labor de un reparto numeroso, trece actores capitaneados por Alberto Rodríguez…

Tira esta adaptación del 'Ricardo III' de Shakespeare por el lado de la diversión. Fuera los mensajes, el baile de metáforas y la subversión salida de la ideología del creador. Un teatro, en resumen, poco frecuente, refrescante, directo, dinámico y al servicio de un estilo totalmente definido, pasado por el visor de una compañía que demuestra un excelente sentido del ritmo escénico -gran noticia- y, más importante, un buen tino a la hora de contemporaneizar un clásico cuyo espíritu adquiere cada día más sentido en estos tiempos oscuros. La leyenda de Ricardo III sigue más viva que nunca.

Rafael González Tejel
EL DECANO DE GUADALAJARA